La inusual estrategia del país que está vacunando primero a los jóvenes y no a los ancianos contra la covid-19