Un estudio detectó el virus del COVID-19 en los testículos de hombres infectados