Un hombre sufrió una segunda infección de COVID-19 peor que la primera, y abrió dudas sobre la inmunidad