La UE prepara una base de datos biométrica para controlar las fronteras Schengen