Por qué la “sangre azul” de unos cangrejos es clave para desarrollar una vacuna contra el coronavirus