Los relojes inteligentes quieren detectar el coronavirus antes de que aparezcan los síntomas