La recuperación de la COVID-19 ha de reinventar las economías, las sociedades y establecer nuevos contratos sociales