Un capricho de la psicología humana ayuda a propagar el coronavirus