La costosa apuesta de Perú por las pruebas baratas de COVID