El Coronavirus hace del oro el nuevo activo objeto de la codicia