La explicación matemática de por qué el COVID-19 daña unos órganos y otros no