La epidemia de obesidad en Estados Unidos amenaza la eficacia de cualquier vacuna contra COVID