El sorprendente truco de los bares de Nueva York para burlar la normativa del coronavirus