Por qué los niños no desarrollan el COVID-19 en sus formas más graves?