Desde cansancio hasta “niebla cerebral”, los síntomas persistentes de COVID-19 que más preocupan a los expertos