La enigmática mutación del coronavirus que ahora domina el planeta