Así fue que al mundo se le escapó la propagación silenciosa de la COVID-19