En Moscú, hasta los médicos desconfían de la Sputnik V: comienzan a arrojar a la basura dosis que se descongelaron y ya no pueden usarse