La falta de liderazgo puede conducir a una economía en forma de “L”