Solo 10 muertos y menos de 2000 contagios: cómo hizo Islandia para domar al coronavirus