Éxodo de miles de inquilinos que vivían de alquiler en Barcelona