Las cuatro grandes incógnitas que quedan sobre el coronavirus