Covid-19 e hipertensión arterial, el dúo más macabro y peligroso posible