Hambre y coronavirus dejarán estela de muerte entre niños