El coronavirus sobrevive en la piel cinco veces más que la gripe, según un estudio