La segunda oleada de la gripe española fue letal por un exceso de confianza durante el verano