Los gigantes tecnológicos crecen en medio de la debacle económica en Estados Unidos