El misterioso “gen dentro del gen” que descubrieron escondido en el coronavirus