Un estudio confirma que los gatos se pueden contagiar la Covid-19 entre ellos