Las fiestas ilegales son el fenómeno más peligroso del verano en Europa en medio del rebrote de coronavirus