‘Ya se hartaron’: la fatiga pandémica complica el aumento del coronavirus