Todo lo que sabemos sobre el “efecto protector” de los estrógenos contra el COVID-19