Estados Unidos está cerca de tener una “propagación exponencial” de coronavirus en algunas áreas, y la parte más difícil aún puede estar por venir