“Si puede, no vaya al médico”: cómo la ciencia hace creer a a gente que aunque estén sanos todos son enfermos potenciales