Cómo el coronavirus se comporta más como si fuera una enfermedad de transmisión sexual