Incógnitas y cicatrices para una economía congelada