La desinformación puede ser más letal que el coronavirus