Coronavirus: confirman mayores daños cardíacos