Los cruceros turísticos, en la cuerda floja por el coronavirus