Los contagios entre jóvenes y la falta de rastreadores dificultan el control del virus en Madrid