Con barricadas y protestas, crece la resistencia en Europa a las medidas de confinamiento por el coronavirus