Las aglomeraciones marcan la reapertura económica en Brasil, en medio del coronavirus