Los niños y el COVID-19: “No son las bombas biológicas que se pensaba”