Austeridad, necropolítica y monstruos