De asintomático a enfermo grave: el escalofriante misterio del COVID-19 que se esconde en el sistema inmunológico