Movimiento antimascarillas, nuevo dolor de cabeza para el mundo