Algunos sobrevivientes de COVID-19 tienen anticuerpos que atacan a su cuerpo, no al virus