Los albergues reabren: el cliente deberá hacerse su cama