Aire fresco: el arma subestimada que puede reducir el riesgo de contagio de covid-19