El análisis de las aguas residuales podría anticipar un rebrote del coronavirus